Cuatro principios, por Sri Daya Mata


Sri Daya Mata (madre compasiva, en sánscrito) fue una las principales discípulas de Paramahansa Yogananda. Nació en 1914 en la ciudad de Salt Lake City (capital del estado de Utah en Estados Unidos). En 1931, con 17 años, se unió al ashram del gran maestro indio. Desde la muerte de Rajarsi Janakananda (James Jesse Lynn), primer sucesor de Yogananda en la presidencia de Self-Realization Fellowship, acaecida en 1955, asumió la dirección de la sociedad fundada por su Gurú hasta su muerte en 2010. Toda una vida consagrada al servicio a Dios, a su Maestro y a todas las personas, fueran o no parte de la organización que presidía.


Sri Daya Mata escribió varios libros, entre los que destacan Sólo Amor (con título original en inglés Only Love) y El gozo que buscas está en tu interior (con título original en inglés Finding the Joy Within You). Es posible que frente al resplandor de las obras escritas por Paramahansa Yogananda las de Daya Mata se oculten parcialmente a la vista. Pero si las consideramos en sí mismas, sin establecer comparaciones con las del Maestro, los libros de la Madre Compasiva brillan con una luz cegadora y atemporal.


Los textos de Sri Daya Mata son un verdadero tesoro de sabiduría e inspiración. Escritos desde su corazón, destilan sencillez, autenticidad y gozo.


En las página 74 y 75 de Sólo Amor aparecen cuatro principios que, en palabras de su autora,


permiten, al devoto que se adhiere a ellos, afrontar exitosamente toda dificultad que pueda presentársele, ya sea en su sadhana* espiritual o en cualquier situación de la vida cotidiana.

(*La senda de la disciplina espiritual).


En resumen esos cuatro puntos son:

  1. Tener fe en Dios.

  2. Meditar profundamente y orar a Dios pidiéndole su guía y ayuda.

  3. Entrega interior: "Señor, hágase tu voluntad". Entregarse a la voluntad divina.

  4. Relajarse y desentenderse del problema, dejándolo en las manos de Dios.



Sri Daya Mata fue un ejemplo de entrega incondicional a Dios. Su vida y su ejemplo son una luz inagotable para nosotros hoy y para las generaciones venideras.